Las causas pendientes de Ramos (3)


Periódico clandestino 'Lucha', editado por Ramos y distribuido por él mismo, lanzándolo por las calles de León en bicicleta.

Caída del PC y 'guerrilla urbana'

Tras el rotundo fracaso en su objetivo de aglutinar a las guerrillas del norte de León, más preocupadas por sobrevivir que por la política, Ramos decide montar en la capital una incipiente guerrilla urbana y emprende una serie de actuaciones, entre audaces y desesperadas, que acabaron convirtiéndole en el mayor quebradero de cabeza para las fuerzas policiales y en un mito para los contrarios al franquismo. Paralelamente, Ramos comienza a contactar con los comunistas leoneses, con el fin de restaurar la organización del PC. Una incipiente estructura que acabó siendo descabezada, con la detención, la huida o la muerte de sus militantes más comprometidos.

Relacionada con la caída del PC en León, la siguiente causa pendiente que figura a nombre de Manuel Ramos en el Archivo del Tribunal Militar de Ferrol (486/46) supone la imputación de más de 60 personas, de las que 44 fueron condenadas a distintas penas. Otros fueron abatidos en enfrentamientos con la fuerza pública y los menos lograron huir al exilio. Sólo Ramos consiguió mantenerse en León durante dos años más, burlando y burlándose de a la policía franquista con acciones como sembrar en bicicleta el centro de León de propaganda clandestina o emprenderla a tiros con la fachada del cuartel de Almansa.

El referido procedimiento es el más voluminoso de los que Manuel Ramos dejó pendientes en León. Se abrió el 28 de octubre de 1946, derivado de las diligencias iniciadas después de la aparición de un cadáver en el Camino de Peregrinos. Éste resultó ser un supuesto confidente policial, Ángel Alonso Álvarez, según detalla el propio Ramos Rueda en su informe para el PC, en el que también revela que el guerrillero asturiano Benjamín Roza Argüelles se atribuyó la autoría de esta muerte. Benjamín Roza Argüelles cayó abatido poco después, en noviembre de 1946, en un enfrentamiento con la policía en plena calle de León. Ambos hechos también tendrán repercusión en la causa que se detallará a continuación. Por su relevancia, el sumario 486/46, que se inicia con el registro del domicilio del maestro depurado, huido y “jefe de los comunistas de la capital”, Manuel Vizcaíno Beberide, merecerá un artículo propio en una nueva entrega de periodhismo.com.

Robo de la paga de los maestros

Previamente al sumario del descabezamiento del PC en León e incluso poco antes del atraco en Devesa de Curueño, Manuel Ramos es acusado de perpetrar otro sorprendente robo, el primero que se le conoce en la capital leonesa. La causa 445/46 se abre a raíz del atraco del 2 de octubre de 1946 a Toribio Tejerina, de 55 años de edad, e inspector de enseñanza. El hecho se produjo en su propio domicilio que, según reflejan las diligencias, “destina a oficina para el pago de haberes a los maestros”.

Los testimonios relatan que esa misma mañana del 2 de octubre de 1946 habían sacado 179.000 pesetas del Banco de España, el Ayuntamiento y la Caja de Previsión por el ser el primer día hábil del mes, en el que acudían a cobrar “el 90% de los maestros del Partido Judicial de León”. A las ocho y media de la tarde, se personaron en el citado domicilio, situado en el número 1 de la calle Federico Echevarría de León, dos individuos. Un tercero se quedó en la escalera. Toribio Tejerina se encontraba con su esposa, Cecilia Fernández Álvarez, también maestra nacional, y con otro docente. Una hija del matrimonio había abierto la puerta.

El testimonio de la mujer señala en este punto: “Uno de los dos que entró en el piso se quedó en la puerta del despacho y el otro se dirigió a la mesa y entregó una carta. Comenzó a leerla y al ver que su marido se ponía pálido sospechó algo e intentó acercarse a la ventana para pedir auxilio. El individuo sacó una pistola del bolso de la gabardina y amenazó con dejarlos secos si se movían. Ordenó al marido que se alejara de la mesa y cogió varios sobres (11 ó 12) con las pagas de los maestros. También cogió el dinero que había en el cajón de la mesa y lo metió en una cartera que la declarante usaba para ir al banco. Ordenaron al marido a acompañarles hasta la calle. La declarante salió a otra habitación que sabía que tenía las ventanas abiertas, pero no pidió auxilio por no ver a ninguna persona en la calle y sí a tres individuos, dos de ellos en la escalerilla que existe para salir de la calle y otro sobre la tapia que cerca la estación de Matallana”. La declaración de Cecilia Fernández Álvarez aparece rubricada por una firma temblorosa. Según el registro del atestado, sólo ha pasado una hora desde que se produjo el atraco.

Sin embargo, el testimonio de Toribio Tejerina que aparece en la causa fue tomado seis días después de los hechos, el 8 de octubre de 1946. Recuerda que la carta que le entregó uno de los asaltantes decía que si presentaba resistencia “sería eliminado de esta vida en unión de sus familiares”. El inspector señala que la misiva terminaba con estas palabras. “El Jefe del Servicio Secreto de la Resistencia”, con firma y rúbrica ilegibles. Tejerina cifra la cuantía de lo robado en 85.520 pesetas y declara que los autores del robo “iban bien vestidos, afeitados y peinados”.

La descripción de la hija de los maestros, María Luz Tejerina Fernández, de 25 años, también destaca que “venían bien vestidos los dos, con gabardinas a pelo. El que guardaba el dinero tenía algo de bigote, de estatura regular, algo grueso, ojos muy vivos, algo saltones. El de la puerta del despacho también era de estatura regular, más bien alto, más delgado que el anterior”.

Las pesquisas policiales tardaron casi dos meses en identificar a solo uno de los autores del atraco. En la causa 445/46 figura un informe de la Comisaría de León, fechado el 30 de diciembre de 1946, en el que se asegura que el “dirigente” de los hechos fue Manuel Ramos Rueda, “según se deduce de una conversación sostenida por Manuel Vizcaíno Beberide (jefe del PC León) y el fallecido violentamente en el Camino de Peregrinos, Ángel Alonso Álvarez (supuesto confidente asesinado por Benjamín Roza Argüelles), como se desprende de las declaraciones de Alfredo Vázquez, que se encuentra detenido a disposición de este juzgado”.

La autoría de Ramos también se sustenta sobre el testimonio de otra de las detenidas en la operación que descabezó a la incipiente organización del PC en León. Se trata de la declaración de Carmen González Ruiz, en cuya casa asegura que estuvieron hospedados Manuel Ramos Rueda y Benjamín Roza Argüelles, a los que “escuchó hablar de un habilitado” (para el pago de los salarios a los maestros) y de que “habían dado un buen golpe”.

En su informe para el PC, Ramos se refiere a un golpe dado en León que, posiblemente, sea el recogido en el citado procedimiento y al que se refiere en los siguientes términos:

“En León, en unión de uno de la CNT y tres colaboradores míos, que antes habían sido de la CNT y ahora del Partido, dimos un golpe de 80.000 pesetas. El de la CNT se llevó 40.000 y yo me quedé con otras 40.000”.

Posts destacados
Posts recientes
Etiquetas
Sígueme
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic
  • Blogger Clean

daniel alvatorre